El Papa: la carestía más grande es aquella de la caridad

El Papa: la carestía más grande es aquella de la caridad

Con María, confiar en la Misericordia, mirar con su amor, apresurarse en socorrer. Con las palabras que San Luis Guanella, Apóstol de la caridad que subió al cielo hace 100 años, el Papa Francisco se dirigió a sus hijos espirituales, cinco mil participantes en el peregrinaje de la Familia guaneliana en el Aula Pablo VI. Confiarse con certeza "de que Dios es Padre misericordioso y providente" y no puede no amarnos. Mirar el mundo con otros ojos, en el que "los otros no aparezcan como obstáculos que superar, sino como hermanos y hermanas que recibir." Porque en el mundo la mayor carestía es la de la caridad. Por último apresurarse, porque "los pobres son los hijos predilectos" del Padre, como decía...